Cuentos de Fútbol

El día en que Chile salió Campeón Del Mundo (Pablo Biase)





Quizás porque la realidad es un disparate, los textos de Pablo de Biase se convirtieron en piezas literarias de nuestro deporte. Esta vez, con ágil prosa, nos vamos a los tiempos muy posteriores al Mundial de Sudáfrica 2010, cuando ya Marcelo Bielsa era un modelo social consagrado, en una Latinoamérica unida y distinta. La primera Copa del Mundo obtenida, años antes, por el seleccionado chileno llegó menos temprano que tarde, y nada menos que en una final Argentina – Chile. Desde entonces, una serie de acontecimientos modificaron la escena mundial y son los días en que muchos se preguntan: ¿Qué será de la vida de Maradona?

Medio siglo de vida pública, signada por un inquebrantable sentido de la honradez personal e intelectual, es razón suficiente para revisar, cada tanto, algún aspecto de su pasado. Pero con Marcelo Bielsa ocurre, además, que aún hoy, un largo par de décadas después de su retiro a una vida privada, frugal e íntima, su nombre sigue generando polémicas, admiración y rechazo ardientes. Con una vehemencia similar a la que le hizo ganar la fama de “sanguíneo”. Por lo tanto, el hallazgo casual de un documento que arroja mucha luz sobre la final del Mundial del 10, primera entre sudamericanos entre 60 años, merece la atención de quienes seguimos con pasión la historia del deporte más popular.

Por supuesto, el estilo pasional y arrollador de Marcelo Bielsa para llevar adelante los proyectos en los que creía sembró de anécdotas su biografía, por más de desde joven supiera tender un muro eficaz entre su vida privada y los medios de comunicación. Su falta de la más mínima docilidad frente a las grandes corporaciones comunicativas –especialmente, cuando fue entrenador de la selección nacional argentina de fútbol, a fines del siglo pasado- representó, para sus detractores, “un llamado de alerta”, “el primer signo”. Así, años después, agrandaron y deformaron esas anécdotas, a fin de terminar de pintar un “traidor a la patria” o un “argentino megalómano y voraz”.

Los bielsistas –argentinos, chilenos o mexicanos- coinciden en que se trató del primer signo. Pero del primer signo de una trayectoria emancipatoria programática y pragmática, determinante, entre otras cosas, de la creación de la OEB (1), la capitulación definitiva de Estados Unidos de Nueva Bretaña frente a la Confederación bolivariano-zapatista mexicana, en la Batalla de California (2) –en Abril del 17- y el traslado de la sede de la FIFA de Zurich a Asunción.

Las polémicas son muchas, y las más recientes remiten al ámbito de la política y las relaciones exteriores. Por eso consideramos de gran valor el documento que reproducimos en estas páginas, ya que es rarísimo que en unas notas marginales en la computadora personal de un periodista fallecido hace dos meses -tras caer su vehículo personal en un pozo solar-, figurara un documento de hace más de 15 años, con opiniones y caracterizaciones textuales de Bielsa sobre otros colegas del fútbol, entre otros datos “jugosos”, Más raro aún es que Bielsa haya hecho declaraciones de ese tipo.

Se trata de los fragmentos que se han salvado de una entrevista que Marcelo Bielsa, todavía Ministro de Educación y Deportes de la República Popular de Chile, concedió al malogrado periodista Francis Tuertas (4) para France Football, en el año 2015, y que misteriosamente nunca se publicó. Partes del artículo, más algunas notas marginales realizadas en su momento por el entrevistador, que sobrevivieron al incendio de su laptop (forman parte de la poca información que la policía científica pudo rescatar del disco duro), brindan pistas muy interesantes sobre la presunta suerte sufrida por el entonces técnico de Argentina, Diego Maradona (oficialmente desaparecido antes de comenzar la ceremonia de entrega de premios de Sudáfrica 2010), y sobre los inicios de la carrera literaria de Marcelo Bielsa, entre otros temas.


FF798715_MBIELSA01
POR FRANCIS TUERTAS
VOL.: ENTREVISTA EXCLUSIVA A MARCELO BIELSA
TIT.: “DEJEN A MARADONA EN LA PAZ DE SU FE”

TXT: En un rincón de la modesta pero acogedora casita, enclavada en la montaña azul y verde más límpida que pueda verse por estos días en el Sur de la Confederación Bolivariana, a pocos kilómetros de la ciudad de San Luis –declarada este año “capital cultural de América” por la Unesco- nos recibe, enfundado en su infaltable conjunto deportivo azul, el Ministro de Educación y Deportes de la República Popular de Chile, de “vacaciones con profunda acción literaria sostenida” en su país natal.

Bielsa no lo dice ni lo reconocerá con palabras, pero las sonrisas cómplices de esa cabeza febril, importante, en la que ralea el pelo pero no las ideas y los conceptos táctico-estratégicos, nos autorizan a contar que por estos días, allí y en el I-Pad Corder Apple del lápiz óptico del que no se separa, habitan muchos personajes bendecidos por un manto de piedad literaria. La primera novela-ensayo histórico sociológico con Chile se halla en pleno proceso creativo. ¿Su tema? Un ensayo sobre las mafias y cierta “tendencia genético-cultural a la formación de cuadros administrativos poco apegados a las normativas intra e interorganizacionales, con elevados grados de caudillismo, discrecionalidad en el manejo de los fondos y las vidas de las personas, puntas y carrileros juveniles y profesionales, entre otros”. ¿Su título? Provisorio y oficioso: “Eduardo, barbarie sin civilización” (3).

Sin reconocer que se halla revisando su pasado en Puerto Guevara, en el actual Parque de la Revolución –ex Parque Independencia-, no deja de destilar pasión rosarina mientras su perfil de Doctor Cerebro se acentúa con el caer de la tarde frente a la montaña encantada. “Es cierto, hice erigir un monumento en la puerta del estadio de mi club, y es cierto también que decía ‘Bárbaros, las ideas tácticas no se matan, se contrarrestan’”. Lo que quedó demostrado por el último intendente derechista de Rosario, Roberto Justin, canalla hasta el tuétano, quien hizo demoler la piedra bielsista por una cuadrilla municipal a las tres horas de haber sido erigida (4) (…).

NOTA DE REDACCIÓN:
Luego de mirar una vez más la final y el gol de taco con caño que Suazo le hace a Andújar, en el modesto LCD bidimensional con que visualiza aquí en San Luis, Bielsa baja la voz y explica qué sucedió verdaderamente con Diego Armando Maradona tras la final que Chile le ganó 3-1 a Argentina.

“El rayo no lo partió, aunque sí cayó muy cerca. Diego aprovechó, entonces, la confusión, que cortó durante cinco segundos toda la energía de Ciudad del Cabo y, de este modo, las tomas visuales de lo que sucedía en el terreno, y se perdió en el corazón del África, como el Kurtz de Joseph Conrad. Cuando volvió a haber transmisión oficial o cualquier otro tipo de captura icónica, las cámaras enfocaban los festejos de los jugadores chilenos, y nadie reparó en el DT argentino, sin dudas uno de los treinta y cinco mejores jugadores del siglo pasado. Es verdad que está en alguna parte de Etiopía, pero es una bajeza lo que publicó el diario. De ningún modo tiene relación con los carteles que operan en el centro norte de África ni es su iglesia una fachada para el ir y venir permanente de pequeños aviones. Diego vive genuinamente en la paz de su fe y practica un sacerdocio ecuménico. Tanto la Iglesia de la Mano de Dios como el santuario de Santa Claudia son sitios de comunión humana, de profunda religiosidad y de circulación de valores espirituales. Un rostro más del multifacético reino de libertad que abre la síntesis multidialéctica de la tríada Hegel-Marx-Michel. El despertar de la conciencia de la humanidad que vislumbró Marx encontró su genuina plataforma de despliegue en el modelo holandés. Cuando la conciencia universal sobre la ocupación óptima de los espacios logró captar los alcances ilimitados de este concepto, América comenzó a despertar. ¿O por qué se cree que estuve trabajando cinco años con juveniles en México? Fíjese en los nombres de los comandantes de las principales columnas que están avanzando en territorio californiano, y fíjese en qué club jugaron cuando tenían edad de sexta o quinta división. Von Clausewitz apenas si pido entrever lo que Rinus Michels traspasó con su conciencia increíblemente lúcida (…)”.
(1) Organización de Estados Bolivarianos

(2) Luego de la invasión de los antiguos Estados Unidos de América a la “frontera caliente del Sur”, en Octubre de 1816, el secretario general de la Confederación Bolivariana, Marcelo Bielsa, dispuso en menos de un día una reunión cumbre entre los nueve presidentes de la Confederación (todos los sudamericanos, menos el gobierno “izquierdista” de Uruguay, que adhirió al “socialismo intergaláctico antes que a las nuevas mutaciones del populismo argentino”) y el presidente de los Estados Unidos de México, del que salió la declaración de guerra Tras cuatro meses de un avance casi gandhiano, en el que hispanos, negros y blancos se rendían sin pelear, el gobierno ultraconservador de Jeb Bush debió capitular, restituyendo California,Texas, Nuevo Méjico, Arizona y Nevada a los Estados Unidos de México. Los antiguos estados del Sur norteamericano votaron la secesión y el restablecimiento de la Confederación de Estados Americanos, mientras que los estados restantes se unieron a Canadá en los Estados Unidos de Nueva Bretaña y, bajo el protectorado del rey Carlos de Inglaterra, pasaron a formar parte del Commonwealth.

(3) Clara referencia al ex presidente de Newell’s, de fines del siglo pasado XX y primeros años del XXI, Eduardo López, quien administraba los asuntos del club en la oficina del bingo que regenteaba en el centro de Puerto Guevara -por entonces, Rosario-, y quien supuestamente sobrevendía los pases de los jugadores en operaciones un tanto oscuras. Este libro nunca fue publicado y Bielsa no volvió a hablar de él, probablemente para no dificultar la creación del Centro Polideportivo de Alto Rendimiento “Renato Cesarini”, nombre tras el que se unificaron Rosario Central, Newell’s y Tiro Federal, en 2016, cuando, por otra parte, la lucha revolucionaria en toda América iba borrando los últimos bastiones de resistencia conservadora.

(4) Este episodio desencadenaría el Rosariazo II. La columna Che Guevara, compuesta por la fracción dominante de la hinchada de Rosario Central, un sector importante de “La metralleta leprosa” de la hinchada de Newell’s, la FUR (Federación Universitaria de Rosario), la FUA (Federación Universitaria Argentina) y la Nueva CGT (Confederación General del Trabajo) de los argentinos, incautó el camión y las herramientas, y tomó el palacio municipal de la entonces Rosario, destituyendo al intendente y nombrando en su lugar a Mauricio Pochettino, del Frente Nueva Victoria Popular.



Esta entrada fue publicado el 29 de septiembre de 2013.
Etiquetas: ,.
Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada por medio del RSS 2.0. Puedes dejar un comentario.

Dejar Un Comentario

Buscar este blog