Cuentos de Fútbol

Los Partidos de Zamorano (japezoa)

Muchos ni siquiera se pueden imaginar un mundo sin Internet, imagínense uno sin siquiera celulares y sólo 2 canales, TVN y Canal 13. El Megavisión llegó recién en los 90 y encima llegaba todo llovido, algo de que las antenas estaban más cerca de Chillán porque era más grande nos decían algun que lo escuchó quizás de quién, la cosa es que la nuestra al menos, había que dirigirla para el Norte, pero TVN y Canal 13 se veían bien cuando estaba para el Oeste. Cuando el Colo iba a jugar la final de la Liberadores, ahí si que vi ollas, tapas de ollas y cuanta cosa exista para las "Parabólicas marca ACME", algunos parecían Transformers.

Un par de años más no más y llegó la modernidad a la ciudad, ¡Televisión por Cable!, no me acuerdo cuántos canales habían, no creo que más de 30, pero era un mundo nuevo que se abría. El tema es que salía carísimo, por lo que no todos lo tenían, o mejor dicho muy poco de mis amigos lo tenían. Por esas cosas del destino, justo el papá del Claudio que era Contador, le llegó llevar la contabilidad de esa empresa, algo así con Cablevisión Bío Bío. Con eso fue de los primeros en tener cable.

Ahí conocí MTV y Alfredo Lewin, que creía tenía la pega más bacán de todo el planeta, o sea le pagaban por pasar videos de grupos de música y conocerlos. También me acuerdo haber ido a ver la pelea de Mike Tyson que duró como 10 segundos. El canal que lo transmitía, que era de Colombia, Caracol, tuvo que empezar a anunciar a todos los auspiciadores de una, porque los tenía distribuido para los 15 round, estuvo como 5 minutos diciéndolos, hasta el almacén de la esquina nombró. Otra cosa que me enteré ahí y que siempre recuerdo, era que me enteré que empezó la Guerra entre EEUU e Irak, la Guerra del Golfo. A propósito de MTV, Slayer estaba tocando un concierto en contra de ella en ese mismo momento. Mandatory Suicide.

En ese mismo tiempo, Bam Bam Zamorano jugaba en el Real Madrid y los partidos se veían en familia, con empanadas, cazuela y ensalá a la chilena, en el almuerzo del fin de semana. En la mesa también estaban siempre: Héctor Vega Onesime diciendo algunas frases para el bronce, como "Si esa pelota entraba era gol" o las onomatopeyas "¡Ve!, ahí le pega... ¡Tic!", a Miltonteras y a Juan Miguel Ramirez, con su clásico "col, col, col".

Acá viene una anécdota o leyenda, yo nunca supe y hace pocos años mi hermano me contó. Me contaba que algunos partidos del Real Madrid los daban en diferido en Megavisión, y el Álvaro, el hermano chico del Claudio, veía antes los partidos en el cable y cuando el Real jugaba, por ejemplo de local y con un equipo que iba mal en la tabla, por ejemplo contra el Albacete y perdía, se iba al Pool de Don Lucho a ver el partido que recién iba a comenzar y le apostaba a alguien una bebida, en contra del Real. Hasta el empate le regalaba a algunos que se ponían medios duros. Alguno caía siempre, la tentación es más fuerte...

 


Esta entrada fue publicado el 2 de enero de 2021.
Etiquetas: ,.
Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada por medio del RSS 2.0. Puedes dejar un comentario.

Dejar Un Comentario

Buscar este blog